De los dos solamente

 

Y ya ves, aún estoy aquí

viviendo en tus palabras

viviendo de este pensamiento que me embriaga

de este silencio tuyo que se fragua en llanto

entre nostalgias e incertidumbres

preguntándome en medio de la noche

¿dónde moras?

¿con quién compartes tu alegría?


Tal vez, yo siga siendo tu ternura

la misma dulzura de tus brazos

o el mismo reclamo por las tardes.

Y ya ves, ya no estamos

no somos ni la mirada ni el beso

y sin embargo

nuestros labios

siguen reclamando

el calor de nuestras pieles.

Y si tú dices que ya no puedes

pero que aún sueñas en volver

y yo te digo sí, mil veces sí.


Y ya ves, somos dos

soñando los recuerdos… o al menos yo.

Y pienso que ya tienes tu camino

y yo no dejo mi ruta

porque los dos somos estrellas

y es hora de hacernos un infinito.

Y qué tal si dices sí

y yo digo, ya ven.

Y es que por siempre

éste amor será de los dos

solamente de los dos.




RETO TRES FRASES, TRES DÍAS.

Día 2

Continúo con el reto que me llegó desde el blog de mi amigo Antonio antoncaes.wordpress.com

Hoy he querido dejar tres frases propias dejadas por allí en una red social. Espero sea de su agrado.


1.

“La proeza del perdón no está en el hecho de perdonar sino en el de seguir creyendo”.

Podemos perdonar ofensas o traiciones pero es muy difícil volver a creer, entonces me cuestionaba que si tal vez con el perdón también entreguemos nuestra fe en que nunca más nos volverán a fallar.

 

2.

“No es lo que reparas, es lo que no rompes”.

¡Ay, qué dolor por las cosas valiosas que se rompen!

Es verdad que se pueden reparar y tal vez sigan útiles pero… ya nunca serán como antes.

¿Y si se tiene más cuidado y evitas romper lo que más amas y te costó tener?

Sí, hablo de personas y sentimientos.

 

3.

“Aconsejamos el perdón y olvido como quien no tuviera sus propias guerras que saldar”.

Éste pensamiento fue muy doloroso escribirlo, luego de una reflexión dura y una lección que me dio la vida.

Pues es fácil decir a otra persona: perdona y olvida. Pero cuando a ti te toca perdonar duele, duele mucho hacerlo y está bien que duela, hay que aceptar que el perdón duele y mucho.

Entonces cuando nosotros logremos perdonar y olvidar, tal vez allí estemos en la capacidad de decir a otra persona que lo haga.

Hay amores 

Elegías

Hay amores que vibran en la tierra,

enalteciendo las palabras

que se declaman en el cielo.

Hay amores que llegan

quemando el alma

y renacen para brotar en el alba

de todos los amaneceres.

Hay amores valientes

insolentes e inquebrantables,

que luchan para quedarse

bebiendo el elixir eterno de su triunfo.

Hay amores como el nuestro

enlazados en la certeza de trascender

cruzando la frontera de la vida y la muerte.

Hay amores que se saben eternos

y se quedan a abrazarse su alma,

así nunca se sepan su piel.

Ver la entrada original